SUELTA Y DEJA IR


Ilustración de Yiyí Live It Slow de preparación de Ekapada Sirsasana

Como te contaba en posts anteriores, apana vayu se sitúa debajo del ombligo, en la zona pélvica. Trabaja en oposición a prana vayu, al que complementa. La absorción de Prana, en cualquier forma que sea o en cualquier lugar del cuerpo que se produzca, es trabajo de Prana Vayu. Todo cuanto sale del organismo, de cualquier forma y a cualquier lugar que vaya, es controlado por Apana vayu. Lo que entra en el cuerpo se le llama prana y a lo que sale apana.


Apana vayu se desplaza hacia abajo y hacia fuera. Su función es la eliminación.


Las caderas llevan tu cuerpo en perfecto equilibrio y permiten a tus piernas moverse para hacer llevar tu cuerpo hacía delante. Ellas determinan si vas hacía delante o no. Es fundamental para movernos. Si embargo, el pasarnos horas sentados en una silla o una intensa actividad atlética, combinado con al genética, puede hacer que las caderas sean una de las partes más rígidas del cuerpo, dando como resultado una movilidad reducida y , potencialmente, tirantez en la zona lumbar. Las caderas abiertas son uno de los elementos clave para practicar las flexiones anteriores y posteriores de forma segura y en profundidad, y para sentarse cómodamente en asana de meditación.


Asanas como ananda balasana, janu sirsasna, upavisya konasana, hanumanasana, baddha konasana, eka pada sirsasana, eka pada raja kapotanasana o agnistambhasana, entre otras, ayudan a esta apertura de caderas. Simplemente, desde la escucha siempre, relaja la pelvis y alargando la exhalación lleva el aire a la zona donde sientas tensión, como si pudieras exhalar por ahí. No tenses, relaja y poco a poco, sin forzar nada, observa cómo tus caderas van cediendo.


Se dice que representan tus creencias de base frente a lo que son o a lo que deberían ser tus relaciones con el mundo. Que representarán también tu nivel de determinación a progresar en la vida, para lo que necesitas alegría y confianza. 


Se dice que en las caderas albergan las emociones negativas. Están muy relacionadas con la emoción del miedo. Y es que si lo piensas, cuando tenemos miedo tendemos a acercar las rodillas a nuestro pecho y acurrucarnos en posición fetal para protegernos y esa acción de llevar las rodillas al pecho comienza en las caderas.


La conexión cuerpo-mente es evidente en estos casos y por eso en yoga, no hay separación entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Lo que le sucede a la mente también le sucede al cuerpo y al espíritu, ocurriendo lo mismo en los otros casos. En otras palabras, si algo te molesta espiritual, emocional o mentalmente, es probable que aparezca en tu cuerpo. Hoy en día hay muchas investigaciones que han verificado empíricamente que la condición mental y emocional puede afectar el estado del cuerpo físico y que la conexión entre la mente y el cuerpo es real.


Emociones negativas como el temor al futuro, aferrarse al pasado, inseguridades, temor en relaciones personales, etc, están vinculadas con las caderas. Por eso es bueno abrir caderas para soltar, para dejar ir esas emociones negativas. Apana vayu ayudará a soltar y a eliminar.


Ilustración de Yiyí Live It Slow de Apanasana.

Apanasana viene de apana. Es genial como asana de descanso. Túmbate boca arriba y flexiona las piernas llevando las rodillas hacia el pecho. Entrelazo los dedos de las manos en las tibias por debajo de las rodillas. Relaja tus hombros, deja la cabeza en el suelo y dirige el mentón hacia el pecho para alargar la zona cervical.


Si puedes avanzar un poquito más, quizá puedas cogerte los codos acercando más las rodillas al pecho. Empuja el sacro hacia el suelo para que no se levante y realiza respiraciones bajas que favorecerán la relajación de la zona baja dela columna. El abdomen, ensanchándose con las respiraciones bajas permitirá que toda la zona se relaje y que las vértebras alcancen la máxima separación.


Postura maravillosas para eliminar gases del tracto intestinal.


Si tienes movilidad limitada debes tener cuidado en no forzar la espalda. Podría ser suficiente traer las rodillas hacia el pecho en la medida de lo posible con los hombros y el sacro descansando en el suelo y sin agarrar las rodillas con las manos. Especialmente si tienes alguna lesión en las rodillas, puedes sostener la parte posterior del muslo e incluso colocar una manta o una toalla entre el muslo y la pantorrilla tirando de los dos extremos para sostener las piernas.


Para salir de la postura baja los brazos a los lados del cuerpo, baja los pies al suelo y a continuación, estira las piernas. De esta manera el peso de los miembros inferiores no carga la espalda.






54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡No te pierdas nada!

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

La información que nos facilitas será tratada a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en hola@yiyi-yoga.com

© 2020 by Yiyí Gutz . Todos los derechos reservados. Registro en Safe Creative.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de imágenes, diseños y textos de esta web.