Samtosha. Contentamiento, aceptación.

Actualizado: 20 de abr de 2020



Nos pasamos la vida deseando lo que no tenemos y pensando que lo que tenemos es una porquería. Nos pasamos la vida comparándonos y pensando que lo que tienen los demás es lo guay y lo nuestro no vale nada. Si tengo el pelo liso, lo quiero rizado. Si tengo tal coche, quiero el de mi vecino porque seguro que es mejor que el mío. Cuando es invierno queremos que el verano llegue ya, pero cuando es verano nos quejamos del calor. Hay famosos que pagarían por pasar desapercibidos, y desconocidos que matarían por ser famosos o instagrammers con miles de followers. Toda la vida deseando hacer un viaje al fin del mundo, y cuando estamos allí echamos de menos nuestra cama.


No somos altos, ni ricos, ni jóvenes, ni tenemos el pelo liso, pero no importa. Es necesario sentirse a gusto con lo que tenemos y también con lo que no tenemos. Samtosha nos invita a aceptar. Pero ojito, no a conformarnos que es muy diferente.




saṃtoṣādanuttamaḥsukhalābhaḥ

Yoga Sutra II, 42



Gracias al contentamiento se alcanza una felicidad insuperable.

Comentario de Oscar Pujol



El problema es que pensamos que no tenemos nada y por eso queremos las cosas o simplemente pensamos que lo que tenemos es una mierda, y nada más lejos de la realidad. Muchas veces, simplemente no nos hemos parado a mirar y ver lo que tenemos, que en la mayoría de los casos ya es maravilloso.


Como te digo no es conformismo, es pensamiento positivo. Samtosha es aceptación del “aquí y ahora” para impedir la fuga evasiva hacia el pasado añorado o hacia el futuro ideal de un sueño. Lo importante es estar contentos con lo que tenemos ahora y no con lo que deseamos, porque lo que ahora tenemos es real. Lo otro es una ilusión. Pensamos que si tenemos esto o aquello diferente a lo que tenemos ahora vamos a ser más felices pero simplemente nos lo imaginamos, porque ¿y si no? y si después de tanto rollo con un alisado japonés o un tratamiento de keratina me aburro de tener el pelo lamido por una vaca y lo acabo llevando recogido en un moño? No tenemos la seguridad de si lo que queremos realmente nos va a dar esa felicidad o no. Ajustarnos a nuestras posibilidades y aceptar nuestra situación presente como lo mejor, nos produce este estado de contentamiento. El resultado de unir nuestra felicidad a la adquisición de posesiones o a que los demás cumplan las espectativas que sobre ellos proyectamos, sólo produce una felicidad temporal y condicionada. La riqueza siempre va unida a la satisfacción del momento presente, no es más feliz el que más posee si no el que menos necesita. El resultado del contentamiento es la felicidad completa.


Dicho de un monje zen, “cuando se quemó mi casa por la noche, pude ver las estrellas”.


Es verdad que en muchos casos, la cosa podría estar mejor, como un trabajo, el lugar donde vives, tu sueldo…Todo es mejorable ¿verdad? Bueno, pues lo primero que hay que hacer es agradecer que tienes un trabajo, que tienes un sitio dónde vivir y que tienes un sueldo. Ahora, no te conformes, ¿puede ser mejor? Pues manos a la obra, pero desde ese contentamiento, desde esa actitud positiva de avanzar y crecer, no desde la desdicha y la infelicidad y ese pensamiento de “mi vida es una mierda” que hemos tenido todos en algún momento.





En cuanto a la practica, Samtosha nos invita a encontrar la satisfacción en cada práctica, sea esta como sea, cada ves que pisas la esterilla. Es la actitud que más tenemos que cultivar durante nuestra práctica. En asana tenemos que llegar a sentirnos bien, hay que llegar a sentirse a gusto con uno mismo en cada postura, en cada momento de la práctica, por lo tanto es responsabilidad de cada uno ajustar la práctica a sus características y a su momento, no quieras ir más allá del límite donde ya tu cuerpo te está diciendo que es suficiente, en cuanto veas que estás forzando, suaviza la práctica. Utiliza soportes, todos los props como ladrillo, cinturón, manta, están ahí para eso, para ayudarte.


Muchas veces veo que esto os cuesta. Veo que muchos os resistís a poner la mano en el bloque porque queréis llegar sí o sí al suelo, y si te vieras desde fuera… pero lo que es peor, el asana deja que ser efectiva si está mal ejecutada y mal alineada. Busca tus apoyos, observa tus necesidades y haz cada asana tuya. Se pueden hacer ajustes según tu anatomía y puedes utilizar cualquier elemento que te pueda ayudar. Aceptando. Si lo importante no es que llegues al suelo! Lo importante es que estés sobre tu esterilla cada día.


Pincha Mayurasana.

Pincha Mayurasana. Es un asana avanzada en la que el único apoyo son tus antebrazos y manos. Consigo la alineación de hombros y codos, pero mis manos tienden a juntarse. Eso se puede ajustar con un bloque entre las manos, pero cuando no lo tengo a mano entrelazo los dedos de las manos dejando los meñiques y los índices largos como sacando los cuernos. Eso me da estabilidad. Subo sin tocar la pared, pero por ahora ahí está simplemente de referencia, en unos meses ya está fuera. No es una "super Pincha" pero lo acepto. Soy profe y lo acepto. Para mi ya el estar así es flipante!!! Hace unos años, en mi otra vida, ni me lo habría planteado. Sé que en Instagram hay fotos de Pinchas mejores, ¿y qué? Yo feliz con la mía.


Me gustaría saber tu opinión al respecto, no tanto en tu vida personal, sino en tu práctica. Si practicas desde esa aceptación o te sientes frustrado/a. Te invito a que dejes algún comentario.


Pasa una feliz semana.

47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SARASWATI

CRISIS