OTOÑO



El Otoño es la estación del año donde ocurren grandes cambios y transformaciones, no solo en la naturaleza sino en nuestro propio ser. Ya se nota el cambio de clima, los días se acortan, los árboles empiezan a perder sus hojas… y de una u otra forma estos cambios van afectando nuestro cuerpo, pues es la naturaleza misma quien nos hace una llamada para que echemos un vistazo a nuestro interior y nos encontremos a nosotros mismos. Nuestro cuerpo y nuestra mente notan el cambio. Hay menos horas de luz, hace frío y las lluvias hacen que queramos refugiarnos. Esto mismo es lo que hace la naturaleza; empieza a resguardarse y prepararse para el invierno.


Es la época de recoger la cosecha pero también es la época en la que las plantas llevan su energía hacia las raíces, donde la naturaleza empieza su conservación e interiorización. Es una época que invita al recogimiento.


Esto invita a una práctica calmada. Olvídate de las posturas de yoga complejas y avanzadas. Muévete con sentido. El ritmo de los movimientos será pausado y consciente, llevando la atención a la respiración. Lo mejor es bajar la intensidad de tu práctica.


Es muy importante fortalecer tus raíces y tu conexión con la tierra. Durante tu práctica, envía tu energía desde el centro. El trabajo consiste en fortalecer un centro auténtico que nos sostenga todo el año. Organizar dentro de nuestra rutina el espacio necesario para la práctica de Yoga será indispensable para enraizar y estar equilibrados durante esta estación.


Estamos en la estación en la que la naturaleza se va acercando al aquietamiento del Invierno y nos sugiere el poder de la quietud a la hora de enfrentarnos a la adversidad. Es el momento de la reflexión, de la meditación. Es momento de realizar actividades tranquilas, de dar paseos, de escuchar música, de descansar. Es momento de encontrar mucha calma, para no agotar la energía física y mental en esfuerzos excesivos.


En esta época del año, nuestro sistema nervioso tiende a desequilibrarse, sintiéndonos, mas inestables e inquietos. Es aconsejable, cambiar nuestros hábitos, dedicarle tiempo a la limpieza, tanto del intestino, como de las emociones y sentimientos. Ayudar a nuestra mente a encontrar la calma y a nuestro cuerpo a limpiarse.



Ilustraciones de Rosaliartbook


Es una temporada para dedicarle tiempo a los procesos creativos, a la limpieza tanto del cuerpo, como de las emociones y sentimientos de los que debemos liberarnos para afrontar el invierno. Es el tiempo ideal para dejar ir. Es pues una época relacionada con la excreción, con la limpieza y la desintoxicación.


Los órganos que se vinculan con cada estación son los que debemos fortalecer más durante ese tiempo. Por tanto es un excelente momento para estimular los pulmones, encargados de purificar la sangre, y el intestino grueso, encargado de eliminar lo que no nutre. Estos dos órganos, tienen la función de tomar lo que es esencial y soltar lo que es innecesario y están asociados a la tristeza.


Haremos posturas que estimulen y beneficien a los pulmones, fortaleciendo el sistema inmune de cara al invierno. También practicaremos posturas que relajen y tonifiquen el intestino grueso, ya que nos ayudara a limpiar y deshacernos de lo que ya no necesitamos.


Igual que el viento se lleva las hojas secas de los árboles debemos soltar el pasado para seguir creciendo hacia nuestro presente. Sentimos tristeza cuando nos aferramos a aquello que ha de irse y nos resistimos.


Mientras practicas, es interesante prestarle atención a los pensamientos negativos que dificultan nuestra práctica. Al principio se trata simplemente de hacerse consciente de ellos. Estos pensamientos no reconocidos son justamente los que nos retienen en situaciones de estancamiento en nuestra vida. Cada persona tiene una forma de no disfrutar de la práctica y de ponérsela más difícil. Esos pensamientos pueden ser la queja, la excesiva atención al más mínimo dolor o miedo infundado a hacerse daño, la desconfianza en sus capacidades, en la práctica o en el profesor, el perfeccionamiento excesivo y el sobre-esfuerzo, la vagancia, la comparación con una época anterior o con otras personas, no valorando lo que su cuerpo puede hacer y deseando lo que no puede hacer, la necesidad de aprobación del profesor… Durante la sesión  puede ser un buen momento para aprender a observar estos pensamientos y actitudes y poco a poco, dejarlos ir. Este trabajo se hace con cariño y respeto y muy poquito a poco.

Necesitaremos profundizar sobre nuestra respiración, ya que ayudará a prepararnos para la introspección a la que nos lleva el otoño.


Todo cambio de estación nos recuerda que el ciclo vuelve a comenzar, marcando un cambio de rutinas, de alimentación, pidiéndonos que cuidemos nuestro cuerpo eliminando toxinas, fortaleciéndolo, dándole un impulso a nuestro sistema inmune.

Para el Ayurveda esta es una estación de gran importancia porque marca un tiempo de transición, de cambio, y de gran inestabilidad. Esta energía, que se llama Vata, estará exacerbada durante este ciclo. Rige el principio del movimiento, y sus elementos son el aire y el éter.



Jabón ayurveda de Yoke


Podemos, entonces decir que el otoño es una estación Vata, ya que ambos comparten similares características: movimiento, inestabilidad, irregularidad, ligereza, sequedad, frío. Por ello lo que necesita esta energía Vata para no perder el equilibrio, es lo que nos pide nuestro cuerpo cuando comienza el otoño: descansar más, comer y beber calentito, tener rutinas, respirar.


A nivel físico, podrán manifestarse alteraciones en el sueño y en el proceso digestivo (gases, constipación), alergias, enfermedades que afectan al aparato respiratorio (asma, rinitis, catarros, enfriamiento), lesiones musculares como contracturas pueden ser en esta época más intensas debido al cambio de la temperatura.


A nivel mental, cuando hay un exceso de Vata, el movimiento no se detiene. Hay un murmullo mental incesante que nos genera estrés, ansiedad, cambios de humor, intranquilidad, preocupación y agitación y sobre todo nos aleja del presente.


¿Y a ti qué tal te sienta el otoño?




84 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡No te pierdas nada!

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

La información que nos facilitas será tratada a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en hola@yiyi-yoga.com

© 2020 by Yiyí Gutz . Todos los derechos reservados. Registro en Safe Creative.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de imágenes, diseños y textos de esta web.