ELEMENTO AIRE

Actualizado: 25 de oct de 2019


Lámina  de yiyi live it slow yoga del elemento aire sillón y estantería
Puedes encontrar esta lámina en la shop online.

En sánscrito el aire se llama vayu, un término que incluye toda la materia en forma gaseosa, incluidos el aire que respiramos, el vapor, y el viento. No es posible verlo, pero sí es posible percibirlo a través de los sentidos tacto y oido.


Los atributos del elemento aire son el movimiento continuo, la capacidad para expandirse y la sequedad.


El aire tiene la cualidad de lo que se conoce en yoga como rajas, uno de cuyos rasgos distintivos el querer moverse continuamente. La expresión fundamental de aire es expansión.


Está vinculado a Anahata, el chakra del corazón, el cual te ayuda a desarrollar tu libertad personal, una mayor compasión hacia los demás y una forma de vida más alegre. Anahata chakra es la base de tu prana, la energía no física a la que menudo se hace referencia como “aire” vital.


En el cuerpo físico, este elemento está vinculado a la respiración y la circulación de la sangre. El aire se cultiva y expresa generando espacio en las articulaciones y órganos, particularmente los pulmones, creando ligereza en acción y movimiento.


Desde el punto de vista emocional, si te sientes asfixiado o agobiado, quizá necesites un “cambio de aires”. Si tienes el elemento aire equilibrado, podrás sentir más confianza y al mismo tiempo sentirte más despreocupado. Liberar la energía de este modo es como “tomar una bocanada de aire fresco”, que te ayudará a afrontar la vida con menos limitaciones mentales.


Este elemento se asocia con la idea de cambio y movimiento. Esto es pues lo que representa este elemento: el poder de cambiar lo negativo en positivo, el odio en amor, la codicia en generosidad etc. También se relaciona con la curiosidad, el aprendizaje y el intelecto. Es la habilidad innata que poseemos y nos permite seguir adelante. La fuerza de la vida que fluye dentro de nosotros continuamente y nos mantiene en un modo constante de expansión. Esta parte nuestra que no se detiene ni se interrumpe y que siempre busca movimiento y extensión.


Es normal que cuando hay mucho aire, haya poca tierra. Entonces nos cuesta estar en un sitio o en una situación determinada. Las creencias caen, la felicidad se convierte en infelicidad tan pronto como vemos algo negativo. Se viven situaciones de incertidumbre y se hacen los problemas mayores de lo que son. Cuando hay deficiencia de aire nos quedamos atascados y no podemos hacer cambios. Cuando hay un problema este se instala en nuestro interior.


El aire en equilibrio nos permite ser flexibles y así darnos cuenta de que para que haya flores hace falta que llueva. El equilibrio del aire permite libertad mental para ver las cosas desde perspectivas diferentes y así crecer.


Hay una asociación entre aire y prana que conduce a la mente, de allí la importancia de la respiración en el yoga. El aire es el elemento más permeable que está en todos los lugares y permite la comunicación con todo.


El elemento aire está asociado al otoño. Es ese mismo aire el que deja caer las hojas de los árboles.



Yiyí Live It Slow haciendo la postura de yoga ustrasana
Ustrasana o postura del camello.


En cuanto a la práctica de yoga, nos invita a asanas de extensión de la columna. Asanas que ayudan a abrir los pulmones, y facilitan la entrada del aire. asanas como Ustrasana, Dhanurasana, Bhujangasana, Salabhasana o Urdhva Dhanurasana. Conviene preparar el cuerpo antes de realizar este tipo de asanas moviendo las articulaciones y creando espacio. Si hay exceso de aire, hay que equilibrar con la tierra que nos aportan los equilibrios de brazos y piernas y las invertidas.


Más adelante hablaremos de la importancia de este elemento en el ayurveda.





Puedes trabajar este elemento practicando varios mudras asociados al elemento aire como Vayu mudra, Padma mudra o Chin mudra.





39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vayu Mudra