CRISIS





Estoy en crisis con el yoga

Esta frase me la he repetido mucho durante los últimos meses.


La verdad es que no lo pensaba cuando daba clases. Ni en las presenciales, ni en las online. En esos momentos me seguía sintiendo muy feliz y disfrutaba con cada clase. Esta terrible sensación aparecía cuando asistía a la formación de profesores que estoy realizando. Ahí comenzó la crisis.

Es mi tercera formación como profe y sinceramente no es una formación que quisiera hacer, tenía otras dos en mente pero esta la tenía que hacer para conseguir un certificado que es necesario por ley. Al principio estaba cabreada como una mona ya que es bastante inversión y prefería gastarme la pasta en otra formación, pero tenía que ser así. Así que desde la aceptación, cambié el chip y pensé en todo lo que podía aprender también. Estaba muy ilusionada y solo pensaba en ser mejor profe. Estaba aprendiendo cosas y asentando mejor otras, así que por el momento todo ok. Parón por pandemia y varios meses después volvimos.

Antes de los primeros exámenes de diciembre vinieron las primeras decepciones, contenidos más cortos de lo esperado, pocas herramientas como profe, contradicciones con mis otras formaciones anteriores… Puff se me empezaba a hacer muy cuesta arriba, me había estancado, no aprendía más e incluso me estaban surgiendo dudas con lo que ya había aprendido anteriormente. Estaba muy frustrada y muy enfadada. Estaba tan enfadada que hasta me enfadé con "este mundo del yoga". Alejándome de él y viéndolo desde fuera, como si yo no perteneciese a él, empecé a pensar que “ay que ver estos yoguis cómo son”, que todo es negocio, que cada uno se inventa su formación para sacar la pasta a la gente, que las tres formaciones que había hecho eran a cual mas mierder (ojo, no digo que los profes que he tenido en estas formaciones sean malos profes, para nada), que aquí cada uno hace lo que quiere y que esto es un cachondeo. Incluso pensé dejar el yoga.

Me paralicé, pensaba que me había tenido que gastar 4000€ para darme cuenta de que quería dejar el yoga porque ya no tenía ningún sentido para mí y obviamente me sentí de lo más estúpida y vacía.

Por supuesto aprobé los exámenes y con muy buena nota pero no estaba nada motivada. Estaba muy perdida.

Dejé de leer todo lo relacionado con el yoga, estaba saturada. Dejé de generar contenido en mi cuenta de Instagram, dejé de bichear qué hacían las personas que yo seguía y dejé de generar contenido para el blog. Estaba completamente en crisis con el yoga. No quería saber nada.

Pero seguía impartiendo clases y cada día al menos una persona me daba las gracias y me felicitaba por la clase. Recibía emails con comentarios maravillosos de mis alumnas de la membresía online. Y gracias a esas palabras un día abrí los ojos. Volví al origen. ¿Por qué me hice profe? Y una pregunta mucho más esclarecedora ¿para qué?

¡Qué gran pregunta! Te recomiendo que te hagas cada vez que estés en crisis o te entren dudas. ¿Para qué comenzaste a hacer lo que haces? ¿Para qué? ¿Y para qué? Y todo el rato ¿para qué?


Cuando tenemos demasiada información aparecen las dudas, la parálisis por análisis, el síndrome del impostor, los bloqueos, nada tiene sentido, todo está borroso y las inseguridades y la crítica van tomando terreno. Así que para y pregúntate ¿para qué?



Mirando hacia dentro encontré todas las respuestas, ahí estaba todo. Donde estuvo siempre, pero el ruido no me dejaba ver.


Volví al origen. Recuerdo perfectamente el momento en que pensé que quería ser profe de yoga. El yoga me ha hecho tanto bien que no quiero que nadie se lo pierda, que todo el mundo lo conozca para que le pueda ayudar como a mí. Quería colaborar a dar a conocer el yoga, quería ayudar a la gente. Y lo más importante es que sigo queriendo. Quiero ayudar a mis alumnos a avanzar, quiero ayudar a la gente que todavía no practica o que está empezando a encontrar su camino. Y para eso no necesito mil formaciones ni mil títulos. Todo eso es ruido.

Por supuesto que toda formación suma. Me encanta aprender, por eso estaba tan frustrada porque veía que no aprendía más. Siempre estoy haciendo algún curso online, siempre veo tutoriales. Prefiero leer libros que me enseñen algo antes que una novela de ficción. Me encanta aprender pero me doy cuenta de que con todo lo que ya sé te puedo ayudar. Por supuesto, todo lo que venga será bienvenido, me queda mucho por saber, pero con lo que ya sé puedo hacer mucho.

Yo he estado ahí antes y quiero compartir lo que a mí me ha ayudado por si también te puede ayudar a ti. No quiero copiar patrones de otros profes solo porque ellos digan que es mejor así tal o cual cosa, quiero transmitir de manera honesta lo que desde mi experiencia a mí me ha funcionado.

Empezando desde el principio, desde los cimientos, desde ese mirar hacia dentro que tanto cuesta. Comenzando un camino y disfrutando de ese camino. Sin perder mi foco que es ayudarte.

Quiero volver a ti y estaré encantada de acompañarte en este camino que es la vida.

Si no te quieres perder nada, inscríbete a la newsletter, donde te informaré de todo lo que voy haciendo para compartir contigo. Voy a volver a generar contenido en el blog para ayudarte, que realmente fue el motivo de comenzar el blog. Te invito a que me sigas en Instagram, en mi cuenta @yiyiliveitslow , donde te contaré más cositas y te daré tips para la práctica. Y por supuesto, como te he dicho mil veces aquí estoy para ayudarte en lo que necesites. Proponme temas, preséntame tus dudas, vamos a disfrutar del yoga juntos.

Como seguramente me has oído mil veces, la vida son etapas y aquí comienza otra. A veces nos alejamos del camino, nos distraemos o nos distraen. Forma parte de la aventura pero hay que volver a él.


Encantada de compartir este camino.




101 vistas5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡No te pierdas nada!

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

La información que nos facilitas será tratada a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en hola@yiyi-yoga.com

© 2020 by Yiyí Gutz . Todos los derechos reservados. Registro en Safe Creative.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de imágenes, diseños y textos de esta web.