Brahmacharya. Moderación.

Actualizado: 22 de ago de 2019

Brahma significa Divinidad, y Achar el camino, por lo tanto, ser un Brahmachari significa caminar en el sendero de la Divinidad.




Normalmente se ha interpretado Brahmacharya como celibato. Hoy en día esto está muy fuera de uso y es completamente ajeno a nuestro estilo de vida. Algunos yoguis y monjes (swamis) hacen votos de castidad, al igual que los monjes occidentales, pero no es necesario el celibato para la practica del yoga. La mayoría de nosotros, como practicantes de yoga, tenemos que interpretarlo como moderación.


Este es el verdadero significado. Para practicar Brahmacharya uno necesariamente debe ejercer cierto control, que puede ser en el comer, en el dormir, en el beber o en el sexo.


No tenemos que obsesionarnos por las cosas que nos gustan y nos dan placer, todo hay que disfrutarlo en su justa medida.


Bramacharya se refiere a utilizar bien nuestros recursos y energía para alcanzar nuestra meta. En la práctica se traduce en desarrollar el alineamiento adecuado para repartir mejor la energía y acabar la práctica mucho mejor de lo que la empezaste. Gestiona bien tu energía, sin querer ir más allá de lo que puedes realmente, descansa cuando te lo pida el cuerpo y no te empeñes en machaca un asana para que te salga, no te piques, ya saldrá si es que tiene que salir.


Hay muchos beneficios para la salud y la vida espiritual que vienen de la práctica  de la moderación. La práctica de Brahmacharya proporciona buena salud, fuerza interior, paz mental, tonifica la mente y el sistema nervioso. Ayuda a conservar la energía mental y física. Aumenta la memoria, la fuerza de voluntad y el poder mental. Da vitalidad y fortaleza.



Urdhva Padmasana

Urdhva Padmasana es un asana avanzada, no nos vamos a engañar. Necesitas concentración y gestionar tu energía. Al principio cuesta mantenerte ahí pero una vez que lo consigues es una postura sumamente relajante, ayuda a estirar la columna y aligera las piernas. La mente se mantiene alerta y atenta. Cura la rigidez de rodillas y tobillos. Facilita la circulación sanguínea a la región lumbar y el abdomen, la columna vertebral y los órganos abdominales se tonifican. 


Urdhva Padmasana al igual que Sarvangasana tiene efecto directo sobre las glándulas tiroides y paratiroides, situadas en la región del cuello, ya que por la acción del bloqueo de la barbilla estas ven aumentada la aportación de sangre. Por otra parte, dado que el cuerpo se encuentra en posición invertida, la sangre venosa fluye al corazón sin esfuerzo alguno por la fuerza de gravedad. La sangre sana circula por el cuello y el pecho. Como resultado de ello, las personas afectadas de ahogo, palpitaciones, asma, bronquitis y tras dolencias de garganta, encuentran alivio.


Como la cabeza permanece firme en esta posición invertida, y la afluencia de sangre a ella es regulada por el bloqueo firme de la barbilla, los nervios se calman y los dolores de cabeza desaparecen. La práctica continua de esta asana quita de raíz los resfríos y otros trastornos nasales. Por su efecto calmante de los nervios, quienes sufren hipertensión, irritación, poca serenidad, excitabilidad nerviosa e insomnio se alivian notablemente.


El cambio de la gravedad del cuerpo afecta también a los órganos abdominales, haciendo que los intestinos se muevan libremente y desaparezca el estreñimiento; en consecuencia, el organismo se libera de las toxinas y uno/a se siente lleno/a de energía.


Si la practicas regularmente te sentirás con más vigor y fuerza, estarás mas alegre y sentirás más autoestima. Fluirá por tu interior nueva vida, la paz reinará en tu mente y sentirás la alegría de vivir. 


Eso sí, cuidadito. No se recomienda realizar esta postura si sufre de:

  • Lesiones en el área de las cervicales, rodillas, o caderas.

  • Dolor de cabeza agudo.

  • Presión alta


Otra asana, esta vez más asequible y sencilla es Balasana o postura del niño. La práctica habitual de Balasana es excelente para trabajar la flexibilidad corporal, particularmente la apertura de las caderas. También ayuda a corregir la mala postura, ya que relaja la tensión de los hombros y el cuello, además de alargar y estirar la columna. Es de las asanas más terapéuticas, ya que libera la presión entre los discos vertebrales, separa las vértebras y así permite que los discos se rehidraten. Te ayudará a respirar y sentirás un agradable descanso.


En Balasana la espina dorsal recupera la forma que tenía cuando estábamos en el vientre de nuestra madre. No hay curvaturas ni toda la musculatura puede descansar. Tanto física como psicológicamente es un espacio de calma y protección.


Es una postura muy recomendable para hacer en cualquier momento del día. Se puede realizar tanto como gustemos entre 30 segundos y 3 minutos. Puedes hacerla nada más levantarte o cuando llegues a casa después de trabajar.


Sentirás mayor descanso al formarla juntando los dedos grandes y abriendo las rodillas al ancho de la esterilla. Es importante que tu cabeza repose, por lo que si no llegas al suelo con la frente ponte un bloque o las manos. Y si la cadera no baja pon una manta o un cojín entre muslos y gemelos para apoyar el culillo y así tener mayor apoyo y comodidad.


¡Feliz semana!

100 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡No te pierdas nada!

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

La información que nos facilitas será tratada a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en hola@yiyi-yoga.com

© 2020 by Yiyí Gutz . Todos los derechos reservados. Registro en Safe Creative.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de imágenes, diseños y textos de esta web.