Asana. Sthira-Sukha.




Hay 8.400.000 asanas descritos por el señor Shiva. Hay tantas posturas como especies de criaturas en el universo. De todas ellas, 84 son las mejores y 32 son las útiles para el ser humano es desde mundo


- Gheranda Samhita S.XVII -


Asana se traduce como “postura”. Significa “permanecer”, “ser”, “sentarse” o “estar en una postura en particular”.


Asana es la parte más conocida en Occidente del Yoga. Es la parte física, pero es sólo una parte, es sólo el paso tres de ocho, por lo que reducir todo el yoga a asana es reducir mucho.


Cuando realizamos una postura a menudo no contamos con muchas indicaciones acerca de aquello que tenemos que hacer y es posible que esas asanas se parezcan a cáscaras vacías con muy poca vida interior. Dado además oportunidad a que tu mente te distraiga con la lista de la compra o esa llamada que tienes que hacer.


Una práctica avanzada no es tanto ponerte la pierna por detrás de la cabeza ni hacer el pino con las orejas. Una práctica avanzada es aquella en la que puedes respirar de una forma fluida y cómoda en cada asana.


Hay mucha gente que tienden a ver sólo su flexibilidad y su agilidad sin tener en cuenta cómo respiran. A algunas personas sólo les importa cuántas asanas han llegado a dominar o cuántos minutos pueden estar en sirsasana. Pero lo realmente importante es la manera de sentir las posturas y la respiración.





En el sutra 46 del libro II de Patanjali se puede leer: “el hecho de sentarse debe ser estable y cómodo largo tiempo” . Se especifica que asana tiene dos cualidades que deben estar presentes por igual cuando se realiza la postura. Esas cualidades son Sthira, que se puede interpretar como firme, sólido y permanente y Sukha que significa algo espacioso y cómodo, agradable y sin esfuerzo, que permite al abandono, aquella habilidad de mantenerse cómodo en una postura. Sin estas dos cualidades no hay asana.


Puede ser que seamos muy flexibles pero nuestra respiración sea corta, o puede que la respiración sea correcta pero nuestro cuerpo nos de problemas. Así mismo, es posible que nos sintamos cómodos en asana mientras que nuestra mente divaga. Todo esto no es asana. Con la práctica poco a poco lograrás más firmeza y sobre todo comodidad.


Pero cuidado, acentuar sthira sería escoger posturas difíciles, ir hacia una mayor complejidad sin la preparación adecuada. Un exceso de sthira nos puede levar a forzar la práctica, a la crispación a la tensión y como consecuencia, provocar lesiones innecesarias.

Por otro lado, insistir en sukha podría provocar un estancamiento en la práctica y como consecuencia falta de interés. De ahí la necesidad de buscar ese punto equitativo. Patanjali habla de prayatna, que significa esfuerzo adaptado. Cuando hablamos de sthira-sukha, hablamos de una intensidad que no nos revienta, que no nos lesiona, que podemos sostener dirigir, que nos ayuda a purificar y nos trae la calma interior.





La respiración es el alma de la postura. La calidad de nuestra respiración expresa nuestros sentimiento externos. El primer paso en nuestra práctica es unir conscientemente la respiración y el cuerpo. Lo hacemos permitiendo que la respiración guíe cada movimiento de nuestra práctica.


La correcta unión de la respiración y el movimiento es la base de toda práctica de asana.

Por lo general, no somos conscientes de nuestra respiración, es u proceso automático y lo hacemos sin deseo y sin voluntad, sale solo no hay que darle a ningún botón. Pero para coordinar movimiento y respiración , ésta debe ser consciente. el aspecto más importante de la práctica de asana es encontrar la unión natural entre respiración y movimiento. Hay que observar si el movimiento realizado incrementa o facilita la inhalación o la exhalación. Por ejemplo, las flexiones haca atrás invitan a la inhalación y las flexiones hacia delante invitan a la exhalación, en las torsiones comenzaremos el giro con la exhalación. Cuando contraemos el cuerpo exhalamos y cuando lo expandimos inhalamos.





También la duración de la respiración determina cómo de rápido tiene que ser el movimiento. Y esta duración también puede producir efectos energéticos. Igualar inhalación y exhalación equilibra y alargar la exhalación relaja tu práctica e invita a la calma ( esto lo puedes hacer en cualquier momento del día que te sientas que necesites relajarte o incluso por la noche si no llegas a conciliar bien el sueño ). Respirar de una u otra forma dependerá de la intención de la práctica.


Con la práctica, como siempre, esto lo integrarás de manera natural.


¿Normalmente eres consciente de tu respiración en asana? ¿Hay algún asana en la que te cueste más respirar? Te invito a que dejes en comentarios cómo sientes tu respiración en asana.

110 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¡No te pierdas nada!

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro

La información que nos facilitas será tratada a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en hola@yiyi-yoga.com

© 2020 by Yiyí Gutz . Todos los derechos reservados. Registro en Safe Creative.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de imágenes, diseños y textos de esta web.